El artista no es mas que un eslabón de una cadena de factores que empezó misteriosamente hace mucho tiempo, en la oscuridad de alguna caverna.

Cuando un pintor crea, se convierte en viajero a través de un tiempo y un espacio. Y al crear a veces hallamos claves de la historia.

Pintar es ir y venir de un estado a otro, haciendo visible lo invisible.

La obra dirige al artista. Una obra incita a la otra. Porque "la mente tiene mas datos de lo que la razón creé".

"Dejemos que el hilo de Ariadna nos guie, pues quizás hallemos sorbitos de luz".

© Agustin Pontesta -2018 

  • Black Facebook Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon