ARTIST STATEMENT


     Heráclito dijo: “El orden más bello del mundo sigue siendo una reunión azarosa de cosas insignificantes en sí mismas”.

     En el arte “La teoría del caos” apunta en una dirección paralela a la ciencia. En la practica del crear tomo como referencia el azar, como un maestro a seguir, desde un aparente caos y es esa  la dirección a la que apunta mi esfuerzo para contactar con ese secreto ingrediente del universo al que llamamos espíritu.  

     Los temas recurrentes son aquellos que me apasionan: la naturaleza, la ciencia, la astronomía….En mis obras no me limito a una simple reproducción. En la intimidad de mi estudio elaboro mis propias pinturas con pigmentos, aglutinantes y los mezclo con materiales diferentes para experimentar y provocar accidentes  en el lienzo, que en una posición horizontal van surgiendo fenómenos naturales, usando el azar como aliado, “como un pequeño dios griego creo mundos, universos, planetas...y también la vida, la vida que como artista otorgo en cada pincelada en la practica del pintar”.

     Cuando pinto paisajes, estos no son precisamente  idílicos o amables, son escenarios extremos, duros, fríos, salvajes, lugares que parecen aislar  al hombre que se hace pequeño ante inmensos horizontes, otras veces son masas de gentes que parecen caminar  hacia un destino dramático. Hay algo de apocalíptico pero bañado todo ello de belleza. 

     Muchas de mis creaciones son realizadas sobre soportes de madera fragmentada en trozos para volverlos a recomponer, es como una alusión a la creación a partir de la destrucción. Las grietas y los agujeros surgen en los cuadros, son vacíos que adquieren protagonismo especial.  Cuando trabajo en mis pinturas a veces puedo recurrir a diferentes técnicas  como el  dripping painting, el expresionismo, collage… pero en la ultima fase  recurro a  pinceladas  precisas y delicadas que  unifican  la obra.

     Para mí, en el pintar como cuando realizo largos viajes en solitario, tienen algo en común, son como “retiros”. Pero el retiro  no significa afán de huir, desprecio hacia el mundo exterior y los seres humanos, ni tampoco significa soledad exasperada. El retiro es más bien encaminarse al encuentro de lo simple y básico, es ir al encuentro de un espíritu primigenio que clama nuestro interior más profundo y que en los tiempos actuales, más que nunca   hemos olvidado o tapado.  

     Como artista me valgo de sentimientos que la experiencia de mis viajes por el mundo me han dejado . Con abundantes  azules plasmo la huella que en mi interior quedo en presencia de una montaña, un lago o una roca, un cielo estrellado, una tormenta.  

    “Creo paisajes o escenarios que no existen,  un universo con millones de estrellas que no existen,  fondos marinos, profundos y misteriosos que surgen frente a mí. Creo pues mi cosmos particular. El “cosmos” de lo infinitamente pequeño  a lo infinitamente grande,  y ambos parecen surgir de una misma ecuación . Y yo soy parte de él.  Dispongo de un vacío interior precioso, me interesa que esté vacío porque de esa manera cabe todo sin que nada permanezca, soy uno con ese Todo, con una unidad, y puedo deleitarme con la melodía que produce el viento”.

© Agustín Pontesta Icuza-2018 

  • Black Facebook Icon
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon